Alimentación, Dieta y Nutrición

Alimentación, Dieta y Nutrición Sanas para una Vida Sana

Alimentación, Dieta y Nutrición - Alimentación, Dieta y Nutrición Sanas para una Vida Sana

Alimentación

 

La Importancia de una Alimentación Sana

( Página en etapa de construcción )

Qué es una alimentación sana

Es aquella que cumple con las necesidades específicas del comensal de acuerdo a su edad, promueve en el niño y en el adolescente el crecimiento y desarrollo adecuados, y en los adultos y ancianos permite conservar o alcanzar el peso esperado para la talla y previene el desarrollo de enfermedades que se presentan por deficiencia o por exceso de nutrimentos. La alimentación sana permite a las personas gozar de un pleno bienestar biológico, psicológico y social.

Las personas pueden comer para sobrevivir, comer para vivir o comer para enfermar. Hoy día se sabe que una alimentación sana a lo largo de la vida, es un importante factor que contribuye a la buena salud y a más y mejor vida.

Esta preocupación por una alimentación sana debe estar presente en todas las fases de la vida de los individuos. Cada etapa de la vida tiene sus propias condiciones que van variando y que hacen necesario que la alimentación se vaya adaptando a las nuevas situaciones.

Los efectos de la mala alimentación no se ven en forma inmediata, como ocurre con el consumo de alimentos contaminados. Los efectos son en el mediano y largo plazo. El peso corporal es la primera manifestación de los cambios en la alimentación, si ésta es inferior al gasto energético se bajará de peso, si es superior se engordará. Si una de estas situaciones se mantiene en el tiempo pueden aparecer las enfermedades denominadas nutricionales: desnutrición (por déficit) y obesidad (por exceso).

La importancia de la alimentación sana a temprana edad

La nutrición y las proteínas en el desayuno son decisivas en la capacidad de mental, en el rendimiento intelectual y en las calificaciones escolares, ya que en las primeras etapas de vida de un niño las neuronas necesitan como materia prima alimentos ricos en proteínas.

El aprendizaje es una de las funciones más complejas del cerebro humano e involucra el hecho de tener un adecuado nivel de alerta y de concentración mental para captar información, analizarla y almacenarla en los circuitos neuronales, y luego poder evocar esta información, cuando la queremos recordar.

La conexión a través de sustancias químicas, ocurre en todo el cerebro. Desde la más simple de las actividades de este órgano como mover un dedo hasta las funciones más complicadas de la mente como memoria, concentración mental, capacidad de análisis, abstracción, aprendizaje e integración del pensamiento dependen de la capacidad que tenemos de producir estas sustancias también llamadas neurotransmisores o transmisores del impulso neuronal, las cuales interconectan a las neuronas entre sí, y estructuran y poner en funcionamiento las interconexiones neuronales necesarias para el aprendizaje, la memoria, la imaginación etc.

Tristemente célebres son los estudios que han demostrado, que aquellos niños que en los primeros tres o cuatro años de vida no han recibido una alimentación sana, rica en proteínas, minerales, vitaminas y otros nutrientes, presentan un coeficiente mental menor, que los que tuvieron la oportunidad de ingerir estos alimentos.

Si estos niños mejoran su alimentación más tardíamente, esta falla en el desarrollo cerebral ya no es recuperable.

Es cierto que en las primeras etapas de vida muchos niños son inapetentes y en estos casos se debe insistir en el consumo de alimentos ricos en proteínas, además de las harinas, frutas, vegetales, papas, pan, arroz, maicena, avena, cebada, etc., lo cual favorecerá su desarrollo cerebral.

Una vez establecido el desarrollo cerebral, nuestra capacidad de atención de concentración y de estar alerta, dependen prioritariamente de la existencia de un aporte continuo de azúcar (glucosa) al cerebro. Esta necesidad se debe a que éste no tiene ningún sistema para almacenar combustible así que continuamente debe tomar pequeñas cantidades de glucosa de la sangre para poder seguir funcionando.

 

Alimentación saludable

 

La importancia de la alimentación sana temprano por la mañana

Durante el sueño nocturno, el azúcar sanguíneo se mantiene estable gracias a la producción hepática de la glucosa. Pero, al despertar, entran en funcionamiento otros sistemas hormonales y los niveles de glucosa sanguínea dependen de lo que comamos.

Una momentánea caída de los niveles de azúcar sanguíneo, ocasiona un reto al funcionamiento cerebral y desencadena una serie de reacciones de supervivencia a la vez, que afectan enormemente el aprendizaje.

De los alimentos que incluimos al despertar dependen el rendimiento escolar, la capacidad de concentración y de estar alerta, de analizar la información y de evocar los conocimientos aprendidos. Muy poco se le puede exigir a un estudiante si no le garantizamos una nutrición que sostenga niveles intelectuales óptimos.

Paradójicamente un desayuno lleno de azúcares o harinas, en vez de mantener estables los niveles de glucosa ocasiona una baja de azúcar y está lejos de ser una alimentación sana.

Después de un desayuno lleno de azúcares como pan, galletas, mermelada, jugo de naranja, refrescos, avena, café o té con azúcar, dulces, etc., se producirá una violenta elevación del azúcar sanguíneo, que estimula la producción de insulina y producirá una abrupta baja de azúcar, unas dos horas después de haber terminado de desayunar.

Evidentemente este tipo de desayuno debe evitarse pues, la baja de azúcar que promueve es aún mayor, que cuando no desayunamos nada. El rendimiento escolar se ve deteriorado en forma significativa.

Los altibajos de glucosa que produce un desayuno deficiente, ponen en desventaja al cerebro que se ve obligado durante las mañanas a poner en marcha los sistemas de emergencia que destruirán los músculos para convertirlos en glucosa. Entonces 80% del cerebro se dedica a poner en marcha estos sistemas de supervivencia y sólo 20% se dedica a poner atención, concentrarse, resolver problemas y memorizar. Esto acarrea una fatiga o agotamiento mental durante cada mañana y por supuesto aunque el niño no pierde la inteligencia, sí esta por debajo de su propia capacidad.

En las horas matutinas se encuentran elevadas las hormonas que convierten proteínas en energía, por ello un desayuno rico en proteínas, permite que el cerebro las convierta en glucosa nueva cada vez que el azúcar sanguíneo muestre un pequeño desnivel.

Las proteínas de alta categoría, cuando se consumen en la mañana, se van convirtiendo en azúcar y proporcionan estabilidad de los niveles de glucosa sanguínea a lo largo del día: éstos son primordiales para el funcionamiento cerebral, sobre todo en las áreas del aprendizaje y de la memoria. Esto permite un excelente rendimiento escolar, evitando, además, la fatiga mental.

Agregando al menos 40 gramos de proteínas al desayuno, la glucosa sanguínea se mantendrá estable por unas catorce horas, el cerebro no tendrá que ocuparse más por activar los sistemas de supervivencia y podrá dedicarse por entero a sus labores intelectuales. En esas condiciones el niño no se vuelve más inteligente, pero si está en el máximo de su capacidad mental e intelectual. De esta manera mamá y papá pueden esperar las más altas calificaciones escolares.

 

El siguiente documental titulado “La importancia de una alimentación sana y libre de sustancias tóxicas” es una conferencia dictada por Suzanne Powell, especialista en nutrición y medicina orto molecular; psiquiatría filosófica, e instructora de Sanación Zen. Conferenciante sobre temas de salud física, mental y de crecimiento personal y espiritual. Aquí nos habla de la importancia de aprender a comer de forma consciente, combinando correctamente los alimentos (dieta disociada), en equilibrio yin-yang, para conseguir una digestión óptima, una evacuación eficaz y una desintoxicación contínua. De esta forma se puede mantener la línea y la salud. Aprender la importancia de alcalinizar el organismo para evitar enfermedades y recaídas. Cómo prevenir y tratar el cáncer de una manera complementaría o alternativa con la terapia holística. Conocer los alimentos más adecuados para una Alimentación sana y aplicar buenos hábitos, de forma sencilla y práctica. La importancia de salir de la ignorancia alimenticia y re-educar.